Primero ponemos los pies en agua para a continuación cortar, limar, empujar las cutículas, retirar las pieles, suavizarlas con un taco pulidor, aplicar Ph, esmaltar con base color y brillo.

Una vez finalizado el proceso procedemos a la hidratación de las cutículas con aceite para a seguidamente realizar un masaje con una loción nutritiva para refrescar o crema calor para pies fríos.

Consúltanos por Whatsapp